Crema de calabaza receta de la abuela: la mejor receta para disfrutar

La crema de calabaza es una deliciosa y reconfortante sopa que se puede disfrutar en cualquier época del año. Es una receta clásica que ha pasado de generación en generación, y en este artículo te enseñaremos cómo hacerla siguiendo la receta de la abuela. Esta receta es muy fácil de preparar y utiliza ingredientes simples que seguramente ya tienes en tu despensa. ¡Así que vamos a empezar!

Ingredientes

- Calabaza: La estrella de esta receta. Necesitarás una calabaza grande y madura. Puedes elegir entre diferentes variedades, como la calabaza butternut o la calabaza de invierno.

- Zanahoria: Añade un toque de dulzura y color a la crema. Utiliza zanahorias frescas y peladas.

- Patata: Ayuda a espesar la crema y le da una textura suave y cremosa. Pela y corta en trozos pequeños.

- Ajos: Aportan sabor y aroma a la crema. Puedes utilizar uno o dos dientes de ajo, dependiendo de tu preferencia.

- Piel de naranja: Este ingrediente sorprendente le da un toque cítrico y fresco a la crema. Asegúrate de utilizar solo la parte naranja de la piel, evitando la parte blanca amarga.

- Puerro: Aporta un sabor suave y delicado a la crema. Limpia y corta en rodajas finas.

- Aceite de oliva: Utiliza aceite de oliva virgen extra para darle un sabor rico y saludable a la crema.

- Cebolleta: Añade un toque de frescura y sabor a la crema. Pica finamente.

- Agua: Necesitarás agua para cocinar los ingredientes y obtener la consistencia deseada de la crema.

- Sal: Ajusta la cantidad de sal según tu gusto personal.

- Pastilla de caldo de verdura (opcional): Si quieres intensificar el sabor de la crema, puedes añadir una pastilla de caldo de verdura.

- Pimentón de la vera (para decorar): Añade un toque de color y sabor a la crema. Espolvorea un poco de pimentón de la vera por encima antes de servir.

- Tiritas de puerro rehogadas (para decorar): Puedes freír unas tiritas de puerro en aceite caliente hasta que estén crujientes y utilizarlas como topping para la crema.

- Tostones de pan (opcional, para acompañar): Si quieres añadir un poco de textura a la crema, puedes servirla con unos crujientes tostones de pan.

Preparación

1. Comienza por pelar y cortar la calabaza en trozos grandes. Retira las semillas y la pulpa fibrosa del centro.

2. Lava y pela las zanahorias y las patatas. Corta en trozos pequeños.

3. En una olla grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio. Añade los ajos picados y la cebolleta y sofríe durante unos minutos hasta que estén dorados y fragantes.

4. Añade la calabaza, las zanahorias, las patatas, la piel de naranja y el puerro a la olla. Remueve bien para que los ingredientes se mezclen.

5. Cubre los ingredientes con agua y añade sal al gusto. Si deseas intensificar el sabor, puedes añadir una pastilla de caldo de verdura.

6. Lleva la olla a ebullición y luego reduce el fuego a medio-bajo. Cocina a fuego lento durante unos 20-25 minutos, o hasta que los ingredientes estén tiernos y se puedan triturar fácilmente con un tenedor.

7. Retira la olla del fuego y deja que la mezcla se enfríe un poco antes de triturarla. Utiliza una batidora de mano o una licuadora para obtener una crema suave y homogénea.

8. Vuelve a calentar la crema a fuego medio-bajo y ajusta la consistencia añadiendo más agua si es necesario. Prueba y ajusta el sazón si es necesario.

9. Sirve la crema caliente en platos hondos. Decora con un poco de pimentón de la vera y unas tiritas de puerro rehogadas. Si lo deseas, acompaña la crema con unos crujientes tostones de pan.

¡Y eso es todo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa crema de calabaza casera siguiendo la receta de la abuela. Esta crema es perfecta como entrante o como plato principal ligero. Es reconfortante, saludable y llena de sabor. ¡No dudes en probarla y sorprender a tus seres queridos con esta receta clásica!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir