Cómo se hace la leche frita: receta tradicional paso a paso

Ingredientes

- Leche
- Azúcar
- Harina
- Canela en rama
- Cáscara de limón
- Huevos
- Aceite para freír
- Azúcar glas (opcional)
- Canela en polvo (opcional)

La leche frita es un postre tradicional muy popular en España. Se trata de una deliciosa mezcla de leche, azúcar y harina que se cocina y luego se fríe hasta obtener una textura cremosa por dentro y crujiente por fuera. En este artículo, te enseñaremos cómo hacer la leche frita paso a paso, siguiendo la receta tradicional.

Paso 1: Preparar la mezcla de leche

En una cacerola, vierte la leche y añade el azúcar, la canela en rama y la cáscara de limón. Pon la cacerola a fuego medio y calienta la mezcla hasta que comience a hervir. Remueve constantemente para evitar que la leche se pegue al fondo de la cacerola.

Cuando la mezcla haya hervido, retira la cacerola del fuego y deja que se enfríe durante unos minutos. Luego, retira la canela en rama y la cáscara de limón y reserva la mezcla.

Paso 2: Cocinar la mezcla de leche

En un bol aparte, bate los huevos hasta que estén bien mezclados. A continuación, añade la harina y mezcla hasta obtener una masa homogénea. Añade la mezcla de leche reservada y remueve hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Vuelve a poner la cacerola al fuego medio y vierte la mezcla de leche. Cocina la mezcla, removiendo constantemente, hasta que espese y adquiera una consistencia similar a la de una crema pastelera. Esto puede llevar unos 10-15 minutos.

Paso 3: Enfriar y cortar la mezcla de leche

Una vez que la mezcla de leche haya espesado, retira la cacerola del fuego y vierte la mezcla en un recipiente rectangular o cuadrado. Extiende la mezcla de manera uniforme y deja que se enfríe a temperatura ambiente durante al menos 2 horas.

Cuando la mezcla de leche esté completamente fría y haya adquirido consistencia, córtala en porciones del tamaño deseado. Puedes hacer cuadrados, rectángulos o incluso utilizar moldes para darle formas más creativas.

Paso 4: Preparar la masa para rebozar

En un plato hondo, bate un huevo. En otro plato, coloca harina. Toma cada porción de leche y pásala primero por harina, asegurándote de que esté bien cubierta por todos lados. Luego, sumérgela en el huevo batido, asegurándote de que esté completamente cubierta.

Paso 5: Freír las porciones de leche

En una sartén grande, calienta abundante aceite a fuego medio-alto. Cuando el aceite esté caliente, añade las porciones de leche rebozadas y fríelas hasta que estén doradas y crujientes por fuera. Esto tomará aproximadamente 2-3 minutos por cada lado.

Una vez que las porciones de leche estén fritas, retíralas del aceite y colócalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Paso 6: Espolvorear con azúcar glas y canela en polvo (opcional)

Si lo deseas, puedes espolvorear las porciones de leche frita con azúcar glas y canela en polvo. Esto le dará un toque extra de dulzura y sabor. Sin embargo, este paso es opcional y puedes omitirlo si lo prefieres.

Paso 7: Servir y disfrutar

Una vez que hayas espolvoreado las porciones de leche frita, sírvelas en un plato y disfrútalas mientras están calientes. La leche frita es un postre delicioso que se puede disfrutar tanto como merienda o como postre después de una comida. ¡Buen provecho!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir