Como se coloca la tarima flotante: Trucos y consejos

La tarima flotante es una opción popular para revestir suelos, ya que es fácil de instalar y ofrece una apariencia elegante y duradera. Sin embargo, es importante seguir ciertos pasos y consejos para asegurar una correcta instalación y un resultado final satisfactorio. En este artículo, te explicaremos cómo se coloca la tarima flotante y te daremos algunos trucos y consejos para que el proceso sea más sencillo y efectivo.

Preparación del suelo

Antes de comenzar la instalación de la tarima flotante, es fundamental preparar adecuadamente el suelo. Esto implica asegurarse de que esté limpio, seco y nivelado. Si el suelo tiene irregularidades, es recomendable nivelarlo utilizando un compuesto autonivelante. Además, es importante eliminar cualquier rastro de polvo, suciedad o restos de adhesivo que puedan interferir con la instalación.

Nivelación y limpieza del suelo

Una vez que el suelo esté limpio, es necesario asegurarse de que esté nivelado. Esto se puede hacer utilizando un nivel de burbuja y ajustando las irregularidades con un compuesto autonivelante. Es importante que el suelo esté completamente seco antes de continuar con la instalación.

Uso de barrera de vapor

Para proteger el suelo de la humedad, es recomendable utilizar una barrera de vapor. Esta lámina de plástico se coloca sobre el suelo antes de instalar la tarima flotante y ayuda a prevenir la entrada de humedad desde el subsuelo. La barrera de vapor debe solaparse y sellarse correctamente para asegurar una protección efectiva.

Espacio de dilatación

Al instalar la tarima flotante, es importante dejar un espacio de dilatación alrededor de las paredes y obstáculos, como columnas o puertas. Este espacio permite que la tarima se expanda y contraiga de forma natural con los cambios de temperatura y humedad, evitando así posibles deformaciones o daños.

Uso de espuma de aislamiento acústico

Para mejorar el confort acústico y reducir el ruido de impacto, se recomienda utilizar una espuma de aislamiento acústico debajo de la tarima flotante. Esta espuma actúa como una barrera de sonido y ayuda a minimizar la transmisión de ruidos entre los pisos. Además, también proporciona una mayor comodidad al caminar sobre la tarima.

Comprobación de las tablas

Antes de comenzar la instalación, es importante comprobar que las tablas estén en buen estado. Revisa que no haya tablas dañadas, astilladas o con defectos visibles. Si encuentras alguna tabla en mal estado, es recomendable reemplazarla antes de continuar con la instalación.

Encaje de las tablas

Una vez que el suelo esté preparado y las tablas estén en buen estado, es hora de comenzar a encajarlas. Utiliza un martillo de goma para encajar las tablas entre sí, asegurándote de que encajen de forma segura y sin espacios. Golpea suavemente el extremo de una tabla contra el extremo de la otra hasta que encajen perfectamente.

Tablas bien encajadas

Es importante asegurarse de que las tablas estén bien encajadas y sin espacios. Si notas algún espacio entre las tablas, utiliza un martillo de goma y un trozo de madera para ajustarlas correctamente. Golpea suavemente la tabla con el martillo y el trozo de madera hasta que encaje correctamente y no haya espacios visibles.

Uso de cuñas

Para mantener las tablas en su lugar mientras se instalan, es recomendable utilizar cuñas. Estas pequeñas piezas de madera se colocan entre las tablas y las paredes para mantenerlas en posición. A medida que se avanza en la instalación, las cuñas se pueden ir retirando y reutilizando en las siguientes filas.

Corte de las tablas

En ocasiones, es necesario cortar las tablas para ajustarlas a las esquinas y bordes de la habitación. Para hacer esto, utiliza una sierra de inglete y mide cuidadosamente el espacio que necesitas cubrir. Marca la tabla con una línea de corte y utiliza la sierra de inglete para cortarla con precisión. Asegúrate de utilizar gafas de protección y seguir todas las medidas de seguridad al utilizar herramientas eléctricas.

Nivelación de las tablas

Una vez que las tablas estén instaladas, es importante asegurarse de que estén niveladas. Utiliza un nivel para comprobar que las tablas estén alineadas correctamente y ajusta si es necesario. Si encuentras alguna tabla desalineada, utiliza un martillo de goma y un trozo de madera para nivelarla suavemente.

Evitar pisar las tablas

Después de instalar las tablas, es importante evitar pisarlas hasta que estén completamente secas. Esto puede llevar varias horas o incluso días, dependiendo del tipo de adhesivo utilizado. Evitar pisar las tablas antes de que estén secas asegurará que se adhieran correctamente y evitará posibles daños.

Uso de rodillo

Para asegurar un buen contacto entre las tablas y la espuma de aislamiento acústico, es recomendable utilizar un rodillo. Pasa el rodillo suavemente sobre las tablas recién instaladas para asegurar que estén bien adheridas a la espuma. Esto ayudará a evitar posibles huecos o separaciones entre las tablas.

Limpieza de exceso de adhesivo

Es posible que durante la instalación quede algún exceso de adhesivo o sellador en las tablas. Es importante limpiarlo inmediatamente para evitar que se seque y sea más difícil de eliminar. Utiliza un paño húmedo o un raspador de plástico para eliminar cualquier exceso de adhesivo o sellador de las tablas.

Protección de muebles

Para evitar arañazos en la tarima, es recomendable utilizar protectores de fieltro en los muebles. Estos protectores se adhieren a las patas de los muebles y evitan que rayen la superficie de la tarima al moverlos o desplazarlos. Asegúrate de revisar y reemplazar los protectores de fieltro regularmente para mantener una protección efectiva.

Evitar arrastrar muebles pesados

Para evitar posibles daños en la tarima, es importante evitar arrastrar muebles pesados sobre ella. En su lugar, levanta los muebles y coloca fieltros o ruedas protectoras en las patas para facilitar su movimiento. Si es necesario mover muebles pesados, utiliza una tabla o una alfombra para deslizarlos sin dañar la tarima.

Limpieza regular de la tarima

Para mantener la tarima en buen estado, es importante realizar una limpieza regular. Utiliza un producto específico para la limpieza de tarimas y sigue las instrucciones del fabricante. Evita el uso de productos abrasivos o químicos fuertes, ya que pueden dañar la superficie de la tarima.

Evitar derrames de líquidos

Para evitar posibles daños por derrames de líquidos, es importante limpiarlos inmediatamente. La tarima flotante no es resistente al agua y los líquidos pueden filtrarse entre las tablas y causar daños. Utiliza un paño absorbente o una toalla de papel para limpiar cualquier derrame de líquido de inmediato.

No utilizar productos abrasivos

Al limpiar la tarima, evita el uso de productos abrasivos o químicos fuertes. Estos productos pueden dañar la superficie de la tarima y afectar su apariencia y durabilidad. Utiliza productos específicos para la limpieza de tarimas y sigue las instrucciones del fabricante.

Mantenimiento regular de la tarima

Para asegurar la durabilidad y el aspecto de la tarima flotante, es importante realizar un mantenimiento regular. Esto incluye limpiar regularmente la tarima, revisar y reemplazar los protectores de fieltro en los muebles, y realizar cualquier reparación o reemplazo necesario. Un mantenimiento adecuado garantizará que la tarima se mantenga en buen estado durante muchos años.

La instalación de la tarima flotante requiere una preparación adecuada del suelo, el uso de barrera de vapor y espuma de aislamiento acústico, y el encaje correcto de las tablas. Es importante seguir los consejos y trucos mencionados anteriormente para asegurar una correcta instalación y un resultado final satisfactorio. Con el cuidado adecuado y el mantenimiento regular, la tarima flotante puede proporcionar un suelo duradero y elegante en cualquier espacio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir