Como limpiar los cristales de las gafas - Trucos caseros

Las gafas son un accesorio esencial para muchas personas, ya sea para corregir la visión o para proteger los ojos del sol. Sin embargo, con el uso diario, los cristales de las gafas pueden ensuciarse y mancharse, lo que afecta la claridad de la visión. Es por eso que es importante saber cómo limpiar correctamente los cristales de las gafas para mantenerlos en óptimas condiciones. En este artículo, te daremos algunos trucos caseros para limpiar tus gafas de manera efectiva y segura.

Quítate siempre las gafas con las dos manos

Antes de comenzar a limpiar tus gafas, es importante recordar quitártelas siempre con las dos manos. Esto evita que se desajusten o se doblen, lo que podría dañar tanto los cristales como la montura. Además, al quitarlas con las dos manos, reduces el riesgo de dejar huellas dactilares en los cristales, lo que facilitará la limpieza posterior.

Lava las gafas cada mañana

Una buena práctica para mantener tus gafas limpias es lavarlas cada mañana. Durante la noche, las gafas pueden acumular polvo, grasa y otros residuos, por lo que lavarlas por la mañana te asegurará una visión clara durante todo el día. Además, al lavarlas regularmente, evitarás que la suciedad se acumule y sea más difícil de eliminar.

Asegúrate de tener las manos limpias antes de limpiar las gafas

Antes de comenzar a limpiar tus gafas, es importante asegurarte de tener las manos limpias. Lávate las manos con agua y jabón para eliminar cualquier suciedad o grasa que pueda transferirse a los cristales. Esto evitará que las gafas se ensucien aún más durante el proceso de limpieza.

Lava las gafas con jabón de manos sin perfume

Para limpiar los cristales de las gafas, es recomendable utilizar jabón de manos sin perfume. Este tipo de jabón es suave y no contiene ingredientes que puedan dañar los cristales o la montura de las gafas. Aplica una pequeña cantidad de jabón en tus manos y frota suavemente los cristales y la montura para eliminar la suciedad y los residuos.

Aclara las gafas bajo un flujo suave de agua templada

Después de lavar las gafas con jabón, es importante aclararlas bajo un flujo suave de agua templada. Esto eliminará cualquier residuo de jabón y asegurará que las gafas estén completamente limpias. Evita utilizar agua caliente, ya que puede dañar los cristales y la montura de las gafas.

Evita lavar las gafas con agua caliente

Como mencionamos anteriormente, es importante evitar lavar las gafas con agua caliente. El agua caliente puede dañar los recubrimientos de los cristales y debilitar la montura de las gafas. Opta siempre por agua templada para limpiar tus gafas de manera segura.

Aplica una pequeña gota de jabón neutro en cada lente

Para una limpieza más profunda, puedes aplicar una pequeña gota de jabón neutro en cada lente de tus gafas. Extiende el jabón suavemente con los dedos y asegúrate de cubrir toda la superficie de los cristales. Esto ayudará a eliminar cualquier suciedad persistente y a desinfectar los cristales de las gafas.

Frota suavemente los cristales por ambos lados

Una vez que hayas aplicado el jabón en los cristales, frota suavemente por ambos lados con los dedos. Asegúrate de cubrir toda la superficie de los cristales, prestando especial atención a las áreas donde se acumula más suciedad, como las esquinas y los bordes. Evita aplicar demasiada presión, ya que esto podría dañar los cristales.

Limpia las almohadillas de la nariz y los extremos de las patillas

Además de limpiar los cristales, también es importante limpiar las almohadillas de la nariz y los extremos de las patillas de las gafas. Estas áreas pueden acumular grasa y suciedad, lo que puede afectar la comodidad y el ajuste de las gafas. Utiliza un paño suave o un cepillo de dientes suave para limpiar estas áreas con cuidado.

Aclara bien la montura

Después de limpiar los cristales y las almohadillas de la nariz, asegúrate de aclarar bien la montura de las gafas. Esto eliminará cualquier residuo de jabón o suciedad que pueda haber quedado. Asegúrate de aclarar todas las partes de la montura, incluyendo los tornillos y las bisagras.

Seca los cristales y la montura con una toalla limpia y sin pelusa

Una vez que hayas aclarado las gafas, es importante secar los cristales y la montura con una toalla limpia y sin pelusa. Evita utilizar toallas de papel o pañuelos de papel, ya que pueden dejar residuos en los cristales. Opta por una toalla de algodón suave o un paño de limpieza de microfibra para secar las gafas de manera segura.

Utiliza un paño de limpieza de microfibra

Finalmente, para mantener tus gafas limpias y libres de huellas dactilares, es recomendable utilizar un paño de limpieza de microfibra. Estos paños son suaves y no rayarán los cristales de las gafas. Pasa suavemente el paño por ambos lados de los cristales para eliminar cualquier residuo y dejarlos limpios y brillantes.

Limpiar los cristales de las gafas de manera adecuada es importante para mantener una visión clara y prolongar la vida útil de las gafas. Sigue estos trucos caseros y asegúrate de limpiar tus gafas regularmente para disfrutar de una visión nítida y sin manchas. Recuerda siempre quitar las gafas con las dos manos, lavarlas con jabón neutro, aclararlas con agua templada y secarlas con una toalla limpia. Con estos consejos, tus gafas estarán siempre limpias y en perfectas condiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir