Como limpiar esponjas y brochas de maquillaje correctamente

Limpiar regularmente las brochas y esponjas de maquillaje es esencial para mantener una buena higiene y prolongar su vida útil. Además, una limpieza adecuada garantiza que el maquillaje se aplique de manera uniforme y evita la acumulación de bacterias y residuos en los utensilios. En este artículo, te mostraremos cómo limpiar esponjas y brochas de maquillaje correctamente, utilizando diferentes métodos y productos.

Lavar las brochas con jabón líquido o en pastilla

El primer paso para limpiar las brochas de maquillaje es utilizar jabón líquido o en pastilla. Puedes optar por un jabón suave, como el jabón de castilla, o utilizar un limpiador específico para brochas de maquillaje. Humedece las cerdas de la brocha con agua tibia y aplica una pequeña cantidad de jabón en la palma de tu mano.

Hacer circulitos sobre la palma de la mano para limpiar las cerdas de la brocha

Una vez que hayas aplicado el jabón, frota suavemente las cerdas de la brocha haciendo movimientos circulares sobre la palma de tu mano. Asegúrate de cubrir todas las cerdas y de eliminar cualquier residuo de maquillaje acumulado. Si las brochas están muy sucias, es posible que necesites repetir este paso varias veces.

Escurrir las brochas y asegurarse de que no quede agua en ellas

Una vez que hayas limpiado las brochas, enjuágalas con agua tibia hasta que el agua salga clara y sin restos de jabón. Asegúrate de escurrir bien las brochas para eliminar el exceso de agua. Puedes presionar suavemente las cerdas con los dedos para ayudar a eliminar el agua, pero evita retorcer o tirar de las cerdas, ya que esto puede dañarlas.

Dejar secar las brochas de forma horizontal al aire libre

Después de escurrir las brochas, colócalas en una superficie plana y déjalas secar de forma horizontal al aire libre. Es importante que las brochas se sequen completamente antes de volver a utilizarlas para evitar la proliferación de bacterias. Evita secar las brochas en posición vertical, ya que el agua puede filtrarse hacia el mango y dañar el pegamento que las mantiene unidas.

Utilizar gadgets de goma para limpiar las brochas

Además de lavar las brochas con jabón, también puedes utilizar gadgets de goma diseñados específicamente para limpiar las brochas de maquillaje. Estos gadgets, como guantes, huevos, alfombrillas o paletas, tienen texturas especiales que ayudan a eliminar los restos de pigmento de las cerdas de manera más eficiente.

Arrastrar la brocha por la superficie de los gadgets de goma para eliminar los restos de pigmento

Para utilizar estos gadgets, simplemente humedece las cerdas de la brocha y frota suavemente la brocha sobre la superficie de goma en movimientos circulares. Esto ayudará a eliminar los restos de pigmento y a limpiar las cerdas de manera más profunda. Después de utilizar los gadgets de goma, asegúrate de enjuagar las brochas con agua tibia y dejarlas secar como se mencionó anteriormente.

Utilizar Cambiacolores para eliminar los restos de pigmento de las brochas de ojos sin agua

Si necesitas limpiar rápidamente las brochas de ojos entre usos, puedes utilizar un producto como Cambiacolores. Este producto está diseñado específicamente para eliminar los restos de pigmento de las brochas sin necesidad de agua. Simplemente frota suavemente las cerdas de la brocha sobre el producto y verás cómo los restos de pigmento se transfieren al producto. Después de utilizar Cambiacolores, asegúrate de dejar secar las brochas antes de volver a utilizarlas.

Lavar las esponjas con jabón líquido o en pastilla

Para limpiar las esponjas de maquillaje, el proceso es similar al de las brochas. Comienza humedeciendo la esponja con agua tibia y aplica una pequeña cantidad de jabón líquido o en pastilla. Frota suavemente la esponja entre tus manos para que el jabón haga espuma y elimine el maquillaje acumulado.

Apretar las esponjas con suavidad para que el jabón haga espuma y eliminar el maquillaje acumulado

Una vez que hayas aplicado el jabón, aprieta suavemente la esponja para que el jabón haga espuma y elimine el maquillaje acumulado. Asegúrate de cubrir toda la superficie de la esponja y de trabajar en las áreas más sucias. Si la esponja está muy sucia, es posible que necesites repetir este paso varias veces.

Enjuagar las esponjas con abundante agua y escurrirlas bien

Después de limpiar las esponjas, enjuágalas con abundante agua tibia hasta que el agua salga clara y sin restos de jabón. Asegúrate de enjuagar bien todas las áreas de la esponja para eliminar cualquier residuo de jabón. Una vez enjuagadas, aprieta suavemente las esponjas para eliminar el exceso de agua.

Dejar las esponjas en un lugar ventilado y encima de un papel desechable para que se sequen completamente

Para secar las esponjas, colócalas en un lugar ventilado y encima de un papel desechable para que se sequen completamente. Evita dejar las esponjas en un lugar húmedo o cerrado, ya que esto puede favorecer la proliferación de bacterias. Asegúrate de que las esponjas estén completamente secas antes de guardarlas.

Guardar las esponjas en una funda protectora y en un lugar limpio y fresco para evitar la proliferación de bacterias

Una vez que las esponjas estén completamente secas, guárdalas en una funda protectora para evitar que se ensucien o dañen. Además, asegúrate de guardar las esponjas en un lugar limpio y fresco, lejos de la humedad y la luz directa del sol. Esto ayudará a prevenir la proliferación de bacterias y a mantener las esponjas en buen estado.

Limpiar regularmente las brochas y esponjas de maquillaje es esencial para mantener una buena higiene y prolongar su vida útil. Utiliza jabón líquido o en pastilla para limpiar las brochas y esponjas, haciendo movimientos circulares para eliminar los restos de maquillaje. Asegúrate de enjuagar bien y escurrir las brochas y esponjas, y déjalas secar completamente antes de guardarlas. Utiliza gadgets de goma o productos como Cambiacolores para una limpieza más profunda. Guarda las esponjas en una funda protectora y en un lugar limpio y fresco para evitar la proliferación de bacterias. Siguiendo estos pasos, tus brochas y esponjas de maquillaje estarán siempre limpias y listas para su uso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir