Cómo hacer un vestidor en una habitación: pasos y consejos

1. Planificar el espacio disponible

Antes de comenzar a diseñar y construir un vestidor en una habitación, es importante planificar el espacio disponible. Esto implica evaluar el tamaño de la habitación y determinar cuánto espacio se puede destinar para el vestidor. También es necesario considerar la distribución de las ventanas, puertas y otros elementos arquitectónicos que puedan afectar el diseño del vestidor.

Es recomendable hacer un plano o croquis de la habitación, marcando las medidas y ubicación de los elementos existentes. Esto ayudará a visualizar mejor el espacio y facilitará la toma de decisiones en los siguientes pasos.

2. Medir y tomar las dimensiones de la habitación

Una vez que se ha planificado el espacio disponible, es necesario medir y tomar las dimensiones de la habitación. Esto incluye medir la longitud, anchura y altura de las paredes, así como la ubicación de las ventanas, puertas y enchufes.

Es importante ser preciso al tomar las medidas, ya que esto determinará el tamaño y diseño del vestidor. Se recomienda utilizar una cinta métrica y anotar todas las medidas en un papel o en un programa de diseño en 3D.

3. Determinar el diseño y distribución del vestidor

Una vez que se tienen las medidas de la habitación, es hora de determinar el diseño y distribución del vestidor. Esto implica decidir dónde se ubicarán los armarios, estanterías, barras para colgar la ropa y otros elementos de almacenamiento.

Es importante tener en cuenta la funcionalidad y comodidad al diseñar el vestidor. Se debe pensar en la forma en que se utilizará el espacio y cómo se organizará la ropa y los accesorios. También es recomendable dejar suficiente espacio para moverse cómodamente dentro del vestidor.

4. Decidir si se utilizarán armarios empotrados o muebles independientes

Una decisión importante al hacer un vestidor en una habitación es si se utilizarán armarios empotrados o muebles independientes. Los armarios empotrados son una opción popular, ya que aprovechan al máximo el espacio disponible y ofrecen un aspecto más integrado y ordenado.

Por otro lado, los muebles independientes ofrecen más flexibilidad en términos de diseño y distribución. Se pueden mover y reorganizar según las necesidades y preferencias personales. Sin embargo, ocupan más espacio y pueden hacer que el vestidor se vea más abarrotado.

La elección entre armarios empotrados y muebles independientes dependerá del espacio disponible, el estilo de diseño deseado y las preferencias personales.

5. Elegir los materiales y acabados para los armarios y muebles

Una vez que se ha decidido si se utilizarán armarios empotrados o muebles independientes, es hora de elegir los materiales y acabados para los mismos. Esto incluye seleccionar el tipo de madera, laminado o melamina, así como el color y estilo de los armarios y muebles.

Es importante elegir materiales duraderos y de buena calidad, ya que el vestidor será utilizado a diario y estará expuesto a desgaste. También se debe considerar el estilo y la estética general de la habitación, para que el vestidor se integre de manera armoniosa.

6. Instalar estanterías y barras para colgar la ropa

Una parte esencial de un vestidor es la instalación de estanterías y barras para colgar la ropa. Estos elementos proporcionan espacio de almacenamiento adicional y ayudan a mantener la ropa organizada y accesible.

Es recomendable instalar estanterías ajustables, para poder adaptarlas a las necesidades cambiantes de almacenamiento. También se deben colocar barras para colgar la ropa, a diferentes alturas para acomodar prendas largas y cortas.

7. Considerar la iluminación adecuada para el vestidor

La iluminación adecuada es fundamental en un vestidor. Se debe asegurar que haya suficiente luz para ver claramente la ropa y los accesorios, así como para facilitar la elección de los conjuntos.

Se pueden utilizar diferentes tipos de iluminación, como luces empotradas en el techo, luces LED en las estanterías o barras de iluminación en los armarios. También es recomendable utilizar luces regulables, para poder ajustar la intensidad según las necesidades.

8. Instalar espejos de cuerpo entero

Los espejos de cuerpo entero son una adición imprescindible en un vestidor. Permiten verse de pies a cabeza y facilitan la elección de la ropa y la apreciación del conjunto completo.

Se pueden instalar espejos en las puertas de los armarios, en las paredes o incluso en un tocador o zona de maquillaje. Es importante asegurarse de que los espejos estén bien iluminados para obtener una imagen clara y precisa.

9. Organizar los accesorios y complementos de almacenamiento

Además de los armarios y estanterías, es importante organizar los accesorios y complementos de almacenamiento en el vestidor. Esto incluye cajas, cestas, perchas y otros elementos que ayuden a mantener la ropa y los accesorios ordenados y accesibles.

Se pueden utilizar cajas y cestas para guardar accesorios como joyas, cinturones y bufandas. También se pueden utilizar perchas especiales para colgar corbatas, pañuelos y otros accesorios.

10. Colocar un banco o silla para facilitar el vestido y desvestido

Para mayor comodidad, se puede colocar un banco o silla en el vestidor. Esto facilitará el vestido y desvestido, especialmente al ponerse o quitarse los zapatos.

El banco o silla también puede servir como espacio adicional de almacenamiento, ya que se pueden guardar cajas o cestas debajo de él. Además, añade un toque de estilo y elegancia al vestidor.

11. Asegurarse de que haya suficiente espacio para moverse cómodamente

Es importante asegurarse de que haya suficiente espacio para moverse cómodamente dentro del vestidor. Esto implica dejar suficiente espacio entre los armarios y estanterías, así como entre las barras para colgar la ropa.

Se recomienda dejar al menos 60 cm de espacio libre para poder moverse sin restricciones. También es importante tener en cuenta la altura de los armarios y estanterías, para que no interfieran con el paso.

12. Considerar la posibilidad de añadir un tocador o zona de maquillaje

Si el espacio lo permite, considera la posibilidad de añadir un tocador o zona de maquillaje en el vestidor. Esto proporcionará un espacio dedicado para arreglarse y maquillarse, sin tener que ocupar el baño o dormitorio.

El tocador puede incluir un espejo iluminado, un taburete o silla cómoda y espacio de almacenamiento para productos de belleza y maquillaje. Esto añadirá un toque de lujo y funcionalidad al vestidor.

13. Decorar el vestidor de acuerdo al estilo y gusto personal

Una vez que el vestidor está construido y organizado, es hora de decorarlo de acuerdo al estilo y gusto personal. Se pueden añadir elementos decorativos como cuadros, plantas, alfombras y cortinas para darle un toque personal y acogedor.

También se pueden utilizar cajas o cestas decorativas para organizar accesorios y complementos. La elección de los colores y estampados dependerá del estilo general de la habitación y del gusto personal.

14. Mantener el vestidor ordenado y organizado en todo momento

Por último, pero no menos importante, es fundamental mantener el vestidor ordenado y organizado en todo momento. Esto implica guardar la ropa y los accesorios en su lugar después de usarlos, doblar y colgar la ropa correctamente y limpiar regularmente el espacio.

Se recomienda establecer un sistema de organización que funcione para ti, ya sea por color, tipo de prenda o temporada. También es útil dedicar unos minutos cada día para mantener el orden y evitar que el vestidor se convierta en un caos.

Hacer un vestidor en una habitación requiere planificación, medición y toma de decisiones. Es importante considerar el espacio disponible, el diseño y distribución del vestidor, los materiales y acabados, la iluminación adecuada, los accesorios de almacenamiento y la organización. Con un poco de tiempo y esfuerzo, podrás crear un vestidor funcional y elegante que se adapte a tus necesidades y estilo personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir