Cómo distribuir una cocina en forma de L: 5 formas de organizar el espacio

La distribución de una cocina en forma de L es una opción muy popular debido a su eficiencia y funcionalidad. Este diseño permite aprovechar al máximo el espacio disponible y crear una zona de trabajo cómoda y práctica. En este artículo, te mostraremos 5 formas de organizar el espacio en una cocina en forma de L para que puedas sacar el máximo provecho de tu cocina.

1. Colocar el frigorífico en el eje del ángulo de 90º

Una de las formas más eficientes de distribuir una cocina en forma de L es colocando el frigorífico en el eje del ángulo de 90º. Esto permite tener acceso fácil y rápido a los alimentos refrigerados desde cualquier punto de la cocina. Además, al ubicar el frigorífico en esta posición, se crea un flujo de trabajo más fluido y se evitan obstáculos innecesarios.

2. Ubicar el horno y el microondas en la misma columna, uno encima del otro

Otra forma de optimizar el espacio en una cocina en forma de L es ubicando el horno y el microondas en la misma columna, uno encima del otro. Esto permite aprovechar al máximo la altura de la cocina y tener todos los electrodomésticos de cocción en un solo lugar. Además, esta disposición facilita el acceso a los alimentos y reduce la necesidad de moverse de un lado a otro de la cocina.

3. Utilizar dos colores en la cocina, uno más oscuro o vivo en la zona baja y uno más claro en la parte superior

Una forma de crear un ambiente visualmente atractivo en una cocina en forma de L es utilizar dos colores en la decoración. Se recomienda utilizar un color más oscuro o vivo en la zona baja de la cocina, como en los muebles de la parte inferior y en el suelo, y un color más claro en la parte superior, como en los muebles de la parte superior y en las paredes. Esta combinación de colores ayuda a crear un contraste visual y a dar sensación de amplitud en la cocina.

4. Crear un triángulo de trabajo con la nevera, fregadero y vitrocerámica o fogones

Un aspecto clave en la distribución de una cocina en forma de L es crear un triángulo de trabajo con los elementos más utilizados: la nevera, el fregadero y la vitrocerámica o los fogones. Estos tres elementos deben estar ubicados de manera que formen un triángulo equilátero, con distancias cortas entre ellos. Esto facilita el flujo de trabajo en la cocina y reduce la necesidad de desplazarse largas distancias para realizar las tareas diarias.

5. Evitar saturar la encimera con pequeños electrodomésticos

Es importante evitar saturar la encimera de la cocina con pequeños electrodomésticos. Si bien es cierto que estos electrodomésticos son útiles y necesarios en la cocina, es recomendable guardarlos en armarios o estanterías cuando no se estén utilizando. De esta manera, se evita que la encimera se vea desordenada y se crea un espacio de trabajo más limpio y despejado.

6. Aprovechar el espacio vertical con estanterías y muebles hacia arriba

Una forma de maximizar el espacio en una cocina en forma de L es aprovechar el espacio vertical. Esto se puede lograr instalando estanterías en las paredes o utilizando muebles altos que lleguen hasta el techo. Estas soluciones de almacenamiento vertical permiten aprovechar al máximo el espacio disponible y mantener la cocina ordenada y organizada.

7. Considerar añadir una isla para ampliar el espacio de trabajo y almacenamiento

Si el espacio lo permite, considera añadir una isla en el centro de la cocina en forma de L. Una isla proporciona espacio adicional de trabajo y almacenamiento, así como una superficie para desayunar o comer de forma informal. Además, una isla puede servir como punto focal en la cocina y agregar un toque de estilo y elegancia al espacio.

8. Separar espacios en cocinas pequeñas abiertas al salón

Si tienes una cocina en forma de L que está abierta al salón, es importante separar los espacios de manera visual. Esto se puede lograr utilizando diferentes materiales o colores en los muebles de la cocina, o colocando una barra o una isla que marque la separación entre la cocina y el salón. Esta separación ayuda a definir cada espacio y a crear una sensación de orden y organización.

9. Utilizar muebles de cocina blancos para dar sensación de iluminación y limpieza

Si quieres dar una sensación de iluminación y limpieza en tu cocina en forma de L, considera utilizar muebles de cocina blancos. El color blanco refleja la luz y hace que el espacio parezca más grande y luminoso. Además, los muebles blancos dan una sensación de limpieza y pureza, lo que ayuda a crear un ambiente agradable y acogedor en la cocina.

10. Incorporar una mesa con sillas para crear un comedor en la cocina

Si tienes suficiente espacio, considera incorporar una mesa con sillas en tu cocina en forma de L. Esto te permitirá crear un comedor en la cocina, donde podrás disfrutar de tus comidas de forma cómoda y práctica. Además, tener un comedor en la cocina fomenta la interacción y la convivencia familiar, creando un ambiente cálido y acogedor.

11. Agregar una barra para desayunar o tener un office improvisado

Si no tienes suficiente espacio para una mesa con sillas, considera agregar una barra en tu cocina en forma de L. Una barra proporciona un espacio adicional para desayunar o tener un office improvisado, donde podrás realizar tareas como trabajar en el ordenador o hacer manualidades. Además, una barra puede servir como punto de encuentro para charlar mientras se cocina o como lugar para disfrutar de un café o una copa.

12. Aprovechar la luz natural colocando la ventana en lugares estratégicos

La luz natural es un elemento clave en cualquier cocina. Para aprovechar al máximo la luz natural en una cocina en forma de L, es importante colocar la ventana en lugares estratégicos. Por ejemplo, puedes ubicar la ventana cerca del fregadero o de la zona de preparación de alimentos, para aprovechar la luz natural mientras realizas estas tareas. Además, asegúrate de utilizar cortinas o persianas que permitan regular la entrada de luz según tus necesidades.

13. Utilizar colores claros para dar sensación de luminosidad

Por último, pero no menos importante, utiliza colores claros en la decoración de tu cocina en forma de L para dar una sensación de luminosidad. Los colores claros, como el blanco, el beige o el gris claro, reflejan la luz y hacen que el espacio parezca más grande y luminoso. Además, los colores claros crean un ambiente tranquilo y relajante, ideal para disfrutar de la cocina y pasar tiempo en ella.

Distribuir una cocina en forma de L puede ser un desafío, pero siguiendo estos consejos podrás organizar el espacio de manera eficiente y funcional. Recuerda colocar el frigorífico en el eje del ángulo de 90º, ubicar el horno y el microondas en la misma columna, utilizar dos colores en la cocina, crear un triángulo de trabajo, evitar saturar la encimera con pequeños electrodomésticos, aprovechar el espacio vertical, considerar añadir una isla, separar espacios en cocinas abiertas, utilizar muebles blancos, incorporar una mesa o una barra, aprovechar la luz natural y utilizar colores claros. ¡Con estas ideas, tu cocina en forma de L será funcional, práctica y visualmente atractiva!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir