Cómo aislar el cajón de la persiana: trucos y consejos

El cajón de la persiana es una parte importante de las ventanas, ya que ayuda a mantener la temperatura y el aislamiento en el interior de la vivienda. Sin embargo, muchas veces este cajón no está correctamente aislado, lo que puede provocar pérdidas de calor en invierno y entrada de calor en verano. En este artículo, te mostraremos algunos trucos y consejos para aislar el cajón de la persiana y mejorar así el confort térmico de tu hogar.

Medición y preparación

Antes de comenzar con el proceso de aislamiento, es importante medir el cajón de la persiana para asegurarnos de que el aislante se ajuste correctamente. Para ello, debemos eliminar la tapa exterior de la caja y medir su tamaño. Es recomendable dejar entre 5 y 10 milímetros de espacio para que la persiana pueda enrollarse sin problemas.

Una vez que tenemos las medidas, podemos cortar una lámina de aislante térmico y adaptarla a la medida de la caja. Es importante comprobar que la persiana puede enrollarse correctamente antes de fijar el aislante. Para asegurar su posición, podemos utilizar escuadras o cualquier otro método de fijación que consideremos adecuado.

Uso de aislante térmico

Existen diferentes tipos de aislante térmico que podemos utilizar para aislar el cajón de la persiana. Uno de los más comunes es el aislante térmico en forma de lámina, que se puede cortar fácilmente y adaptar a la medida de la caja. Este tipo de aislante ayuda a reducir las pérdidas de calor y a mantener una temperatura más estable en el interior de la vivienda.

Otra opción es utilizar un sistema térmico diseñado específicamente para incorporarse en las cajas de persianas. Este tipo de sistema suele estar compuesto por un aislante térmico y una lámina reflectante, que ayudan a reducir la entrada de calor en verano y las pérdidas de calor en invierno.

Sellado de juntas y perímetro

Una vez que hemos colocado el aislante térmico en el cajón de la persiana, es importante sellar las juntas y el perímetro para evitar la entrada de aire y la pérdida de calor. Para ello, podemos utilizar espuma de poliuretano, que se expande al aplicarla y ayuda a sellar cualquier espacio o rendija.

Es recomendable comprobar que la persiana funciona correctamente después de sellar las juntas. En caso de que haya algún problema, podemos ajustar el aislante o realizar los ajustes necesarios para que la persiana pueda enrollarse sin dificultad.

Uso de pasacintas

Otro truco para aislar el cajón de la persiana es utilizar pasacintas. Estos elementos se colocan en el pasacintas de la persiana y ayudan a evitar la entrada de aire por esta zona. Para utilizarlos, debemos introducir el pasacintas por el espacio de la caja de persiana y fijarlo con espuma de poliuretano. Una vez que la espuma se haya secado, podemos introducir la tapa embellecedora por encima del pasacintas.

Es importante asegurarnos de que el pasacintas está correctamente colocado y sellado para evitar la entrada de aire y la pérdida de calor.

Instalación profesional

Si no te sientes seguro realizando el aislamiento del cajón de la persiana por ti mismo, siempre puedes optar por contratar a un profesional. Un instalador profesional podrá realizar el trabajo de manera rápida y eficiente, asegurándose de que el aislamiento se realiza correctamente y sin problemas.

Además, contar con una instalación profesional te garantiza que se utilizarán los materiales adecuados y que se seguirán las mejores prácticas para obtener los mejores resultados en términos de aislamiento térmico.

Consideraciones adicionales

Al aislar el cajón de la persiana, es importante tener en cuenta algunas consideraciones adicionales. Por ejemplo, es recomendable utilizar un aislante que sea resistente a la humedad, especialmente si el cajón de la persiana está expuesto a la intemperie o si hay problemas de humedad en la vivienda.

En caso de problemas de humedad, se puede optar por utilizar poliuretano proyectado o en placas, o poliestireno extruido, que son materiales más resistentes a la humedad que la lana de roca.

También es importante evitar la acumulación de humedad en el cajón de la persiana, ya que esto puede provocar daños en el aislante y reducir su eficacia. Para evitar la humedad, es recomendable asegurarse de que el cajón esté correctamente sellado y utilizar cualquier tipo de aislante que sea mejor que la lana de roca en términos de resistencia a la humedad.

Aislar el cajón de la persiana es una tarea importante para mejorar el confort térmico de tu hogar. Con los trucos y consejos mencionados en este artículo, podrás realizar el aislamiento de manera efectiva y obtener los mejores resultados en términos de aislamiento térmico y ahorro energético.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir